Revista "Tesoros del Reino"

Conoce algunos artículos escritos por pastores de Ministerios Hebrón para la revista Tesoros del Reino.

CÁNTICOS EN LA NOCHE

Por: Hno. Jerry Alway

2005-03-06

Eliú era un hombre sabio. Él dijo que cuando los hombres son atribulados y probados, muchas veces piensan en sus pruebas y buscan liberación en cualquier lugar, pero no dicen: “¿Dónde está Dios mi Hacedor, que da cánticos en la noche?”. Mientras buscan alguna posible respuesta, no miran hacia Dios, que es el único que tiene la respuesta.

El sol brilla de día para que se realicen labores. Luego, como un manto, viene la noche a cubrir la tierra. En lo natural, la noche es una gran bendición, ya que es dada para que los hombres podamos descansar.

Las horas nocturnas son buenas por varias razones; una es para que en ella podamos aprender a cantar. Hay noches de dolor, noches de prueba, noches de escasez, angustia y dificultades. “Pero bendito sea Jehová, quien nos da cánticos en la noche”.

EMANUEL, DIOS A TRAVÉS DE NOSOTROS

Por: Hno. Javier Lobos

2004-10-03

Ninguna palabra de la Escritura encierra un misterio tan grande como las del apóstol Pablo a Timoteo: “Dios fue manifestado en carne”. De la misma manera, el Apóstol Juan también se refiere a este misterio, diciendo: “Y Aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros”. Que Dios se hiciera hombre, sin dejar de ser Dios, es incomprensible para la mente humana.

FARAÓN AMENAZA

Por: Hno. José Ordóñez

2004-10-03

“…porque los egipcios que hoy habéis visto, nunca más para siempre los veréis.” (Éxodo 14:13)

El viaje de Israel de Egipto a Canaán es un ejemplo espiritual para la Iglesia. Antes de que ese viaje diera inicio, Faraón no quería dejar a los israelitas salir de Egipto, e hizo todo lo posible para impedirlo. Es lo mismo que hace Satanás para conquistarnos, si no totalmente, sí área por área, o miembro por miembro, o familia por familia.

LA VISIÓN DE DIOS PARA EL HOMBRE

Por: Hno. Marvin Byers

2005-03-06

Hay algunas preguntas que jamás se debieran hacer. Por ejemplo, Salomón escribió: “No digas: ¿Por qué fueron los días pasados mejores que estos? Pues no es sabio que preguntes sobre esto” (Ec 7:10, LBA).

Muchos estudiosos de la Palabra de Dios se han preguntado: “Ya que Dios conocía el futuro antes de crear al hombre, sabiendo que este caería en los pecados más viles y en toda abominación imaginable, ¿por qué siguió adelante y lo creó?” Esta es una pregunta que jamás debiera de hacerse.